Logotipo de Fisiotorax color

Fisioterapia respiratoria en broncoespasmos

¿Cómo ayuda la fisioterapia en un broncoespasmo?

Lo primero que debemos saber es que el broncoespasmo tiene varias fases: primero una de cierre e inflamación, y una segunda de apertura y producción de moco que lleva a obstrucción por exceso.

La fisioterapia respiratoria está indicada en la fase de obstrucción. Primero se hará una valoración incluyendo la auscultación para comprobar que ya no hay sibilancias (pitos) al respirar, se comprueba que la saturación de oxígeno es buena (>96%), que no hay fiebre y si todo está correcto entonces se puede empezar la sesión.

Se empezará por una nebulización de suero isotónico 0’9%, ya que el hipertónico (3%) está contraindicado en broncoespasmos a no ser que se use un tratamiento broncodilatador previo.

Pasamos a “vaciar” los bronquios de ese exceso de moco a través de técnicas específicas. Estas técnicas cambian dependiendo de si el paciente es un bebé, un niño o un adulto, en base a su nivel de colaboración. Si no colaboran se hacen maniobras pasivas, en las que es el fisio el que hace todo el trabajo; si son pacientes que pueden colaborar, se les pedirá que tumbados en la camilla, en posiciones concretas, inspiren y soplen a través de dispositivos vibratorios que despegan el moco del bronquio.

Se finaliza tosiendo para expulsar ese moco y se repetirá las veces necesarias para limpiar las vías aéreas, controlando siempre el proceso mediante auscultación y pulsioximetría.

Fotografía de señor tosiendo en un salón

¿Qué son los broncoespasmos?

Hay que saber que el broncoespasmo no es una enfermedad, sino que es un episodio agudo y reversible de disminución del calibre de los bronquios cuando los músculos que recubren las vías respiratorias se contraen, reduciendo el paso de aire en 15 % o más.
Cuando el bronquio está más estrecho, no permite que entre o salga tanto aire de los pulmones, así que la cantidad de oxígeno que llega a sangre, se verá reducida.

¿Qué síntomas tiene el broncoespasmo?

Cuando alguien sufre un broncoespasmo, suelen referir tensión y cierre en el pecho, y puede ser difícil respirar. Otros síntomas que hay que tener en cuenta:

Sibilancias (pitos al respirar).

Tos seca repetitiva (defensa ante un cierre).

Fatiga y respiración rápida.

Tiraje costal (hundimiento debajo de las costillas)

Un episodio de broncoespamo grave o muy grave puede llegar a necesitar el ingreso hospitalario del paciente.

Imagen de ciudad contaminada, con mucha polución

¿Qué es lo que provoca el broncoespasmo?

Normalmente, los broncoespasmos suelen ser causados por afecciones respiratorias, al igual que por medicamentos o irritantes.

  • Una de las causas más conocidas es el asma bronquial.
  • Fumar: la nicotina estimula el nervio principal de los pulmones, lo que desencadena la contracción muscular y por ende, los broncoespasmos.
  • Contaminación ambiental o humo.
  • Alérgenos ambientales, pelo de mascota, polen, moho, polvo, etc.
  • Algunos químicos en productos de limpieza.
  • Clima frío.
  • Medicación: AINES, antibióticos y anestésicos.

Broncoespasmo en bebes y niños ¿Es Asma?

El sistema respiratorio de los bebés es muy inmaduro, los niños van creciendo y con ellos sus pulmones, hasta los 8 años que alcanzan la madurez alveolar.
Es por ello que, son más propensos a sufrir infecciones respiratorias que deriven en broncoespasmos. No obstante, esto no es sinónimo de que en un futuro vayan a ser asmáticos, siempre que esto esté controlado por el médico con la medicación oportuna para cada caso.

Preguntas frecuentes sobre fisioterapia y broncoespasmos

Los broncoespasmos, no son contagiosos, pero algunos de los virus y bacterias que los causan sí que pueden transmitirse a otras personas, aunque no quiere decir que a estas les provoque un broncoespasmo.

Se suelen prescribir broncodilatadores y antiinflamatorios.
Siempre será el médico el que ajuste el mejor tratamiento farmacológico para estos episodios. Normalmente se intenta tratar los episodios de broncoespasmo cada vez que se presenten, pero, si estos episodios son recurrentes se suele recurrir a tratamiento de control preventivo.

Los broncoespasmos pueden durar horas o días, y normalmente requieren tratamiento médico para su resolución.
Estos episodios tienden a ser recurrentes; aunque en los niños conforme van pasando los años, los episodios se van reduciendo e incluso pueden desaparecer.

Generalmente en casos leves, es suficiente con dos sesiones espaciadas con 48 horas entre sí. 

En casos más graves o si el bebe no presenta mejoría, quizás necesite una tercera o cuarta sesión de fisioterapia respiratoria.